Preguntas frecuentes sobre el cultivo de la guanabana

¿Dónde puedo sembrar guanábana?
La guanábana, se desarrolla bien entre los 500 y 1200 metros sobre el nivel del mar. La temperatura ideal puede estar entre los 25-28 grados centígrados, cunado las temperaturas bajan por debajo de los12 grados, se presentan defoliaciones, daños en ramas y dificultades en la floración. La guanábana, se comprota muy bien en zonas donde la precipitación esta entre los 800-1000 mm por año bien distribuidos, la humedad relativa debe estar por encima del 80% para obtener una buena polinización natural y por lo tanto buena producción de frutos. Los suelos recomendados para la siembra de guanábana deben tener un pH entre 5.5 y 6.5, deben ser profundos, de buenas propiedades físicas. En suelos arcillosos, se debe tener en cuenta hacer buenos drenajes, los mejores son los francos.

¿Cuál es el sistema de propagación?
La mayoría de agricultores, incluidos los tecnificados, prefieren establecer sus huertos con árboles provenientes de semillas. Son muy pocos los cultivos establecidos con clones propagados por injerto. La propagación por semilla permite tener una amplia variabilidad que da seguridad de soportar una plaga o enfermedad en un momento dado, pero esta misma variabilidad, produce árboles de poco rendimiento, diversas calidades de frutas que causan precios diferenciales en el mercado, mientras que plantaciones establecidas con árboles propagados por injerto, permiten tener una producción y calidad más uniforme, pero se tiene el riesgo de susceptibilidad a plagas y enfermedades. Por lo tanto es recomendable propagar por injerto pero sembrar entre 3 o 4 clones en una plantación.

¿Cuál es la distancia de siembra adecuada?
Por ejemplo las distancias de siembra más usada en los cultivos tecnificados del Valle del Cauca varían desde 10×10. 100 árboles por hectárea, 9×9 para un total de 121 árboles/ Ha.

¿Cuándo inicia la producción un cultivo de guanábana?
Cuando se piensa en establecer un cultivo de guanábana se debe tener en cuenta cada una de las etapas que incluye: Semillero: las semillas de guanábana germinan entre los 28 a 30 días con buenas condiciones de humedad. Vivero: las plantas pueden permanecer en vivero entre 4 a 6 meses cuando los árboles pueden ser transplantados al campo. Cuando se propaga por injerto, los árboles deben tener un diámetro de tallo aproximado de un centímetro a unos 20 centímetros desde la base, para allí hacer el injerto que puede ser por parche o pua terminal. Los árboles injertados estarán listos para establecer en campo 3-5 después de injertados. Luego de establecido los árboles en campo de con un buen manejo agronómico, se presentan las primeras floraciones aproximadamente a los 18 meses. Desde la aparición del primordio floral hasta obtener el maduro demora aproximadamente entre 9.5 a 12 meses.

¿Cómo debo fertilizar un árbol de guanábana?
La guanábana, consume 2.95 Kg. de nitrógeno, 2.5 Kg. de potasio, 0.5 Kg. de fósforo, 0.98 Kg. de calcio y 0.15 kg. Magnesio por cada tonelada de fruta producida. Algunos autores recomiendan aplicar por árbol cada año: Urea: 74-107 gr. – DAP: 100-126 gr. – K2O: 115-130 gr. – MnSO4: 8.5-11gr. – ZnSO4: 7.5-8.5 gr. – Borax: 6.5-8 gr. Se debe fraccionar estas aplicaciones cada dos meses de acuerdo al desarrollo fenológico del cultivo. Aplicar el abono en huecos en el plato del árbol.

¿Cuáles son las necesidades de agua del cultivo?
Para un adecuado desarrollo del cultivo de guanábana en la etapa de desarrollo debe disponer en promedio 20 – 50 litros de agua por día, en la etapa de producción, se requiere en promedio 50 – 100 litros por día.

¿Cómo es el manejo de la poda?
Para tener un buen desarrollo y formación de los árboles es conveniente realizar podas. Existen tres tipos de poda: Poda de formación: es un tipo de poda que permite dar la forma o arquitectura del árbol, depende de cada agricultor. Hay agricultores que prefieren dejar el árbol a libre crecimiento hasta 2.5- 3.0 m de altura, donde cortan el punto de crecimiento o tallo principal, otros agricultores evitan las ramas laterales en la parte basal del árbol dejando un solo eje central hasta la misma altura cuando capan el árbol. Poda de mantenimiento: consiste en eliminar ramas o brotes, poco productivos, enfermas o muertas. Igualmente se cortan las ramas o brotes que estén por encima de 2,5-3.0 m. Poda de reovación: consiste en cortar el árbol en forma total a una altura definida cuando este es demasiado viejo, muy enfermo o muy alto.

¿Cuáles son las principales plagas del guanábano?
Cuando el follaje es tierno, es común encontrar chupadores, comedores de follaje y son de importancia económica, principalmente cuando los árboles están en la etapa de crecimiento. Los medidores o falsos medidores, que en estado larval, consumen follaje pueden convertirse en un limitante y puede ser controlado con productos biológicos a base de Bacillus thuringensis. Otros comedores de follaje son Hylesia Sp, Leucopthera sp, Sabulodes Sp y Platinota Sp. Se encuentran también el llamado lorito verde Empoasca Sp. Chinche de encaje Corytrucha Sp. Escama blanda Philephedra tuberculosa causando daño en el follaje del árbol de guanábana. En flor la principal plaga se conoce como Tecla ortignus. En el fruto son limitantes en estado pequeño la polilla perforadora Cercanota Sp razón por la cual es necesario embolsar los frutos en estado pequeño. Para el control de las distintas plagas se recomienda el uso de productos sistémicos o piretroides cuando se presentan niveles altos de la plaga.

 ¿Cuáles son las enfermedades limitantes en guanábana?
La principal enfermedad conocida en guanábana es la Antracnosis que ataca cualquier parte de la planta. En frutos causa ennegrecimiento y momificación de estos, ocasionando una pudrición seca. El patogeno causante de la enfermedad es conocido como Colletotrichum gloesporiodes. Esta enfermedad causa manchas neuróticas o zonas muertas. Cuando los ataques son severos, se presenta defoliación del árbol. En las flores se presenta desde el botón, afectando inicialmente la base de la flor conocida como sépalos llegando a invadir completamente la flor causando la caída de esta. El control se basa en manejo preventivo, con poda de ramas infectadas, aplicaciones preventivas de fungicidas sistémicos a base de carbendazin, benomil, mezclados con productos protectates a base de mancozeb, oxicloruro de cobre. Otra enfermedad encontrada en guanábana es la llamada mancha blanca causada por Cercospora anonnae. En estados iniciales se presenta con unos puntos negros tanto por el haz como por el envés de la hoja, cuando crecen son de forma redondeada y dejan un centro blanco en el centro de la lesión. El control de esta enfermedad se hace con los mismos productos usados para actracnosis.

¿Cómo se define la madurez de la guanábana?
Cuando el fruto alcanza su desarrollo normal, de acuerdo con las características del material sembrado, se llega a la madurez fisiológica, en la cual la fruta sigue madurando en el árbol o después de ser de cosechada. Esta madurez es diferente a la madurez de consumo, la cual se alcanza cuando la fruta esta blanda, con buen aroma. La guanábana es aconsejable cosecharla en estado jecha y someterla a condiciones ambientales que permitan una buena maduración para tener un buen producto final.

¿Cuánto puede producir un árbol de guanábana?
Un árbol de guanábana en condiciones optimas de manejo agronómico, puede llegar a producir hasta 250 kilos por año. En general un árbol de guanábana inicia su producción en promedio a los 18 a 24 meses después de sembrados en campo. En este año la producción por árbol pude ser de 6-10 kilos, en el tercer años puede estar entre 20 y 30 kg, en el cuarto año 60-65 kilos ya en el quinto año puede llegar a los 100 kilos, en el sexto 140, hasta llegar a los diez años con producciones que superan los 200 kilos por árbol.

¿Cómo se cosecha la guanábana?
Lo importante al cosechar los frutos del guanábano, es obtener un producto de óptima calidad y no causar daños a los árboles. Para cosechar los frutos se deben tener en cuenta ciertos aspectos como: -Cosechar los frutos con tijera podadora por debajo del cojín floral, no arrancar la fruta del árbol, puede dañar el cojín floral. -Usar escalera cuando estén muy altos. – Transportar los frutos en canastos o canastillas sobre caballos, mulas o carretas desde el lote hasta la bodega. -Desinfectar los frutos utilizando hipoclorito de sodio 3-5 cc/ litro de agua. -Cuando los frutos no estén completamente maduros, ubicarlos en un sitio con temperaturas entre 22 y 25 grados centígrados. -Para trasportar la fruta fuera de la bodega se hace normalmente en canastillas plásticas.

Exigencias del clima y suelo para el cultivo de guanabana

Exigencias de Clima:

Es una especie susceptible al frío, siendo la anonácea la de requerimientos de clima más tropical; cálidos y húmedos, característicos de altitudes menores de 1.000 msnm. Requiere una temperatura promedio de 25 a 28°C y una precipitación media anual de 1.000 a 3.000 mm bien distribuida, aunque puede cultivarse en zonas con una estación seca moderada. Esta especie se desarrolla desde el nivel del mar hasta los 1.000 m, aunque la altitud óptima para el cultivo está entre 400 a 600 metros sobre el nivel del mar.

Exigencias de Suelo:

Los suelos en que se plante guanábana comercialmente deben ser profundos, arenosos y con muy buen drenaje. Son más convenientes los suelos con pH entre 5,5 y 6,5.

 

Descripción del cultivo de la guanabana

La familia Annonacea se caracteriza por ser plantas leñosas de hojas enteras, sin estípulas, flores hermafroditas, frutos por lo general en baya y frecuentemente reunidos formando frutos colectivos de los que forma parte el eje floral carnoso. Esta familia comprende más de 40 géneros, de los cuales tres producen frutos comestibles: la Annona, género de la chirimoya, la Rollinia, conocido el fruto como biriba y la Asimina, conocido como pawpaw.

Las principales características del género Annona son: árboles o arbustos de hojas alternas, enteras, sin estípulas. Flores axilares, solitarias o en fascículos de prefloración valvar. La mayoría de los carpelos contienen una semilla. Si el óvulo no es fertilizado el carpelo correspondiente tiende a no desarrollarse, con lo que el fruto se deforma. Todos los carpelos fecundados contienen una semilla, generalmente de color negro, que al secarse pasa a marrón. La superficie de cada carpelo muestra una placa o areola al exterior, diferente de un cultivar a otro. Sirve esta característica para la identificación y descripción del fruto. El color del fruto varía entre verde claro y obscuro, teniendo un viraje de color a un tono amarillento, que sirve como índice de madurez. El fruto maduro tiene un PH de pulpa alrededor de 4, dependiendo esto de la variedad. La pulpa es carnosa, blanca, muy aromática, azucarada y de sabor subácido. Este género comprende unas 120 especies, originarias la mayoría de la región tropical y subtropical de América.

 

Riego y cuidados de la graviola

MANEJO DE LA PLANTACION DE LA GRAVIOLA

Fertilización adecuada de la graviola
La guanábana es un cultivo exigente a nitrógeno y potasio.
Antes de planear cualquier programa de fertilización, es conveniente hacer un análisis de suelo antes de la siembra y con base en ello, junto con un agrónomo, definirlo. Posteriormente es conveniente hacer un análisis foliar para determinar si existe deficiencia de algún elemento.

Combate de malezas de la plantación de la Graviola
La plantación de la guanábana debe estar libre de malezas, especialmente para evitar problemas fitosanitarios y porque la raíz de la guanábana es muy superficial.
Cuando el terreno presenta una alta incidencia de malezas tipo ciperáceas, el glifosato ha dado muy buenos resultados. Además, para el combate de malezas de hoja ancha y gramíneas, se recomienda las mezclas de herbicidas quemantes como el paraquat con preemergentes como ametrina (Gesapax, 4 kg/ha), diurón (Karmex, 2,5 kg/ha), terbutilazina (Gardoprim, 3 kg/ha) o oxifluorefen (Goal, 2 kg/ha).
En plantaciones establecidas en Pococí y Veintiocho Millas, está dando buenos resultados el uso de coberturas vegetales entre las hileras de los árboles.
Las especies utilizadas son el kudzú (Pueraria phaseoloides) sembrada al voleo, a razón de 6 kg de semillas por hectárea, o el estilosobion (Stilosobium sp.) sembrada a 3 x 3 m y entre dos y tres semillas por golpe. Con el uso de coberturas, las rodajas se deben mantener limpias. Las especies utilizadas son el kudzú (Pueraria phaseoloides) sembrada al voleo, a razón de 6 kg de semillas por hectárea, o el estilosobion (Stilosobium sp.) sembrada a 3 x 3 m y entre dos y tres semillas por golpe. Con el uso de coberturas, las rodajas se deben mantener limpias.

Poda de la Graviola
Los árboles de guanábana o graviola, responden bien a la poda de formación y se recomienda realizarla a partir del momento en que se establece el arbolito y hacerla durante uno o dos años más en los meses de floración escasa.
Después de la cosecha de la graviola, se hace una poda sanitaria. La poda en este árbol se hace principalmente para eliminar ramas secas, enfermas y maltratadas, en las épocas en que no hay frutos.

Riego de la graviola
La guanábana o graviola es un árbol tolerante a la sequía, ya que se ha encontrado con frutos en lugares con una estación seca marcada. Sin embargo, cuando se prolonga, es conveniente aplicar riego abundante antes de la floración, durante ella y posteriormente durante el período en que empieza a fructificar hasta la cosecha.
El riego de la guanábana se puede efectuar por gravedad, en surcos y lo más conveniente es aplicarlo una y dos veces por semana, según la sequedad del clima.
La fructificación de árboles de la graviola, provenientes de semilla se inicia entre los tres y cinco años y en los árboles injertados, entre los veinte y veinticuatro meses.
La producción de los árboles, generalmente es baja debido a características de las flores que dificultan la polinización y al ataque de plagas y enfermedades; el rendimiento flúctua entre veinticuatro y sesenta y cuatro frutos por árbol, con pesos que van de 0,25 kg a 5 kg por fruto.
La recolección debe hacerse en el momento en que el fruto alcanza su madurez botánica, es decir cuando pierde algo de su brillo y algo de su color verde oscuro y las espinas de la cáscara se separan y se ponen más turgentes.


Cosecha de la graviola

La guanábana tiende a florecer y fructificar en forma más o menos continua. En la zona Atlántica el cultivo tiene dos picos de  producción: el primero se da en febrero y marzo y el otro  en los meses de junio, julio y agosto y es el más importante.


Cultivo de la graviola

La graviola o guanábana, es una especie susceptible al frío, y es la anonácea cuyos requerimientos de clima es el más tropical; cálidos y húmedos, característicos de altitudes menores de 1.000 msnm.

Requiere una temperatura promedio de 25 a 28oC y una precipitación media anual de 1.000 a 3.000 mm bien distribuída, aunque puede cultivarse en zonas con una estación seca moderada.
Esta especie se desarrolla desde el nivel del mar hasta los 1.000 m, aunque la altitud óptima para el cultivo está entre 400 a 600 m.
Los suelos en que se plante guanábana comercialmente deben ser profundos, arenosos y con muy buen drenaje. Son más convenientes los suelos con pH entre 5,5 y 6,5.

ZONAS DE CULTIVO Y EPOCAS DE SIEMBRA
Cualquier zona que tenga el clima y el suelo apropiado puede seleccionarse para el cultivo de este frutal.

VARIEDADES DE GRAVIOLA
Actualmente se distinguen diferentes tipos de guanábana o graviola, los que se han clasificado según el sabor que pueden ser ácido, semiácido o dulce; la forma que puede ser ovoide, acorazonada o irregular y la consistencia de la pulpa que puede ser blanda y jugosa o firme y seca.
Los árboles varían mucho en cuanto al crecimiento, follaje y copas, o cual se debe en algunos casos a la luminosidad, al manejo, procedencia y a otros factores.
CULTIVO DE LA GRAVIOLA

La guanábana se puede propagar por semilla o por arbolitos injertados.
Para propagar por semilla, la semilla debe proceder de los mejores frutos de los árboles más productores y cuyos frutos sean de la mejor calidad. La propagación por injerto contempla la producción de los arbolitos patrones y las yemas. Las yemas se deben tomar de árboles con muy buena producción, tanto en cantidad como en calidad. Como patrón se puede utilizar cualquier tipo de anona de la zona o la misma guanábana. Los mayores porcentajes de prendimiento del injerto, se han obtenido mediante las técnicas de injerto de enchape lateral y el de yema.

La semilla de la graviola
Una vez seleccionada la semilla, se lava y se sumerge en una solución de benomyl (Benlate, 1 g/l), calentada a 50oC, durante quince minutos. Luego se dejan en el agua durante 24 horas.

El semillero de la graviola, puede hacerse directamente en el suelo en eras o en cajas de germinación, cuyo suelo haya sido previamente desinfectado con Basamid (dazomet) o con algún fumigante del suelo.
Los surcos del semillero se trazan con 5 cm de profundidad y a 15 cm entre ellos; en el fondo se agrega fertilizante fórmula 10-30-10 que luego se cubre con una pequeña porción de suelo y las semillas se colocan de forma que quedan aplanadas y seguida entre sí, luego se cubren con una mezcla de arena de río y suelo en partes iguales. La germinación ocurre entre los veinticinco y treinta días.
Cuando las plántulas han alcanzado de 10 a 15 cm de altura deben ser trasplantadas, preferiblemente en bolsas.
Lugares seleccionados para el vivero de la graviola
Las plantas se trasplantan en bolsas de polietileno de 31 x 18 x 8 cm de fuelle, llenas con algún sustrato compuesto por suelo, una fuente rica en materia orgánica que esté bien descompuesta y granza de arroz o arena de río.
El lugar seleccionado para el vivero de la graviola, debe contar con riego y estar ubicado a media sombra.
A los ocho días del trasplante se debe fertilizar con abono fórmula 10-30-10 o cualquier otra fórmula alta en fósforo a razón de 5 g/planta. Además, es conveniente aplicar elementos menores vía foliar.
Es necesario realizar aplicaciones periódicas de insecticidas y fungicidas cuando sea necesario, con el fin de mantener muy sanos los arbolitos.
Cuando las plantas en el vivero tengan unos 70 cm de altura, pueden ser trasplantados al campo definitivo, si la reproducción es por semilla; en el caso de las plantas patrones, hacer el injerto.
Injerto
Entre los cinco y ocho meses de crecimiento del arbolito patrón, en el vivero, puede realizarse el injerto. El injerto que da mejor resultado en anona es el del enchape lateral. Un mes antes de injertar es recomendable fertilizar el patrón con 5 gramos de la fórmula 10-30-10.
Las varetas seleccionadas deben ser de madera joven. El grosor de las mismas dependerá del grosor de los patrones.
Las varetas deben prepararse entre diez y quince días antes de ser utilizadas. Para ello, a la rama de la que se sacarán las varetas se le corta el extremo o yema apical con hojas, pero no el pecíolo de éstas, con la finalidad de provocar el acúmulo de carbohidratos y para estimular el desarrollo de yemas axilares.
A las plantas injertadas se les debe brindar riego constante y eliminarles los brotes que se producen en el patrón, el cual debe ser cortado paulatinamente de arriba hacia abajo hasta el nivel de la púa. Tres o cuatro meses después de injertadas, estarán listas para ser llevadas al campo.